Introducción

Preguntas de las compañeras

 

Alabado sea Allah, que Su paz y Sus bendiciones sean sobre Su último profeta y mensajero Muhammad, su familia, sus compañeros y sobre todo aquel que le siga, en la forma correcta, hasta el Día del Juicio Final.

Durante miles de años, y en todas las naciones y civilizaciones, la mujer era considerada como una mercancía dañada y sin valor, totalmente despreciada y ofendida, sin identidad, ni capacidad, ni libertad.

Incluso ha estado sufriendo en todos los aspectos- salvo algunas excepciones (las eras de mensajes divinos)-  todo tipo de injusticias y humillaciones, así como la opresión y la miseria, frutos de creencias y prácticas corruptas.

Cuando la luz del mensaje eterno irrumpió en los cielos de la Península arábiga, y descendieron  los versos de revelación divina al profeta (PB), la mujer se convirtió con está gran religión  en la persona  más feliz, puesto que dicha religión  la aparto de la ignorancia, de la tradición equivocada y  de idolatrar a otra cosa que no sea  Allah el Todopoderoso.

Umar ibn al-Jattab dijo: en la época preislámica (ignorancia) no nos preocupábamos de las mujeres hasta que Allah (1)  

Asimismo, la  mujer recibió su gran parte en el momento de elevar al ser humano, y crearle en la mejor constitución y favorecerle por encima de gran parte de la creación, tal y como lo anunció el Hacedor Todopoderoso:

(وَلَقَدْ كَرَّمْنَا بَنِي آدَمَ وَحَمَلْنَاهُمْ فِي الْبَرِّ وَالْبَحْرِ وَرَزَقْنَاهُم مِّنَ الطَّيِّبَاتِ وَفَضَّلْنَاهُمْ عَلَى كَثِيرٍ مِّمَّنْ خَلَقْنَا تَفْضِيلاً) (2)

PUES, EN VERDAD, hemos honrado a los hijos de Adán, y los hemos llevado por tierra y por mar, y les hemos dado sustento de las cosas buenas de la vida, y les hemos favorecido por encima de gran parte de Nuestra creación (2)  

Sheij Ibn Sa'di (que en paz descanse) dijo: Esto es la honra de Allah y su bondad que cuyo valor es incalculable, puesto que honró a los hijos de Adán, con el conocimiento y la mente, y se les envió a los profetas a difundir los libros haciendo de estos  aliados y les agració con la gracia externa e interna. (3)

El Islam le concedió el derecho a una vida digna y le honró con la alabanza y el conocimiento y la obligación que cuido su  creación y protegió su creencia y saneó sus modales, e hizo florecer su pensamiento y le prometió su recompensa en la otra vida.

Allah Todopoderoso dijo: Y a todo aquel --sea hombre o mujer-- que haga buenas obras, y además sea creyente --le haremos vivir una buena vida; y, ciertamente, concederemos a esos su recompensa con arreglo a lo mejor de sus acciones. (4)

(مَنْ عَمِلَ صَالِحاً مِّن ذَكَرٍ أَوْ أُنثَى وَهُوَ مُؤْمِنٌ فَلَنُحْيِيَنَّهُ حَيَاةً طَيِّبَةً وَلَنَجْزِيَنَّهُمْ أَجْرَهُم بِأَحْسَنِ مَا كَانُواْ يَعْمَلُونَ) (4)

Esta gran religión les aseguró todos los derechos financieros y sociales, y principalmente con la repetida orden inigualable en cuanto a la piedad a la madre e insistiendo a  visitarle y el trato bondadoso hacia ella por encima del padre en cuanto a la piedad y al buen trato.

Y en el seno de la fe, la mujer disfrutó de todos sus derechos matrimoniales por lo que inició la vida con amor y piedad, y esfuerzo, y el Profeta (PB) la consideró como el mejor tesoro mundanal que se elige por su rectitud, y dijo:

La vida es un placer y el mejor placer de la vida es la mujer que obra con rectitud. (5)

Continúan las manos de piedad y homenaje para otorgar a la mujer el honor del conocimiento que es la base de la religión y el río del que se extraen sus disposiciones, modales, y requisitos de la ley religiosa, por lo qué ella también se le pidió acudir al conocimiento, con la orden de Allah Todopoderoso con la que inició el mensaje con el que empezó la revelación sagrada diciendo: LEE en el nombre de tu Sustentador, que ha creado (6)

اقْرَأْ بِاسْمِ رَبِّكَ الَّذِي خَلَقَ (6)             

El Profeta (PB) animó a los hombres a enseñar a sus chicas y a ofrecerles la mejor educación y les prometió duplicar la recompensa.

Al Bujari relató en su libro, que según el padre de Abu Burda: el Mensajero de Allah (PB) dijo: tendrá una doble recompensa: Un maestro de una mujer-esclava que le enseña buenos modales y educa a ella en la mejor manera posible (la religión) y la salva y luego se casa con ella. "(7)

Allah El Todopoderoso bendijo a la mujer con el hecho difundir el conocimiento y hacer que llegue a la gente, diciendo- dirigiéndose a las madres de los creyentes- Y tened presente lo que se recita en vuestras casas de los mensajes de Dios y [Su] sabiduría: pues, ciertamente, Dios es inescrutable [en Su sabiduría], consciente de todo. (8)

(وَاذْكُرْنَ مَا يُتْلَى فِي بُيُوتِكُنَّ مِنْ آيَاتِ اللَّهِ وَالْحِكْمَةِ إِنَّ اللَّهَ كَانَ لَطِيفاً خَبِيراً) (8)

Les ordenó que informen sobre lo que lean en sus hogares en cuanto a las aleyas, y lo que vean en lo relativo a la sabiduría, que es lo que se le reveló al Profeta (PB) en cuanto a la Sunna hecha y dicha para que esto llegue a todo el mundo, actúen con ello y sigan el ejemplo. (9)

Las madres de los creyentes que la bendición de Allah sea con ellas aceptaron  esta noble orden,  y Aicha que la bendición de Allah sea con ella, tuvo la mayor parte a la invocación y predicación puesto que es  considerada la  madre de creyentes  más honrada en cuanto a la revelación, y la que más conocimiento tiene y la que más hadices relató, puesto que relató al Profeta dos mil doscientos diez hadices.

 

Son cuatro los que relataron miles de hadices al profeta: Abu Huraira, Abdu Allah Ibn Amru, Anas Ibn Malik, y Aisha -Allah esté complacido con ellos-(10)

Los compañeros y los grandes seguidores atestiguaban su conocimiento, relato, y jurisprudencia, puesto que Abu Musa al-Ash'ari - Allah esté complacido con él- dijo: Cada vez que nosotros, los Compañeros del Profeta, encontrábamos cualquier dificultad ante un hadiz nos dirigíamos a Aisha, quien a través de su explicación nos mostraba que lo conocía al detalle.(11)

 Attae dijo: Aisha era la más sabia y la que tenía mejor opinión en todo. (12)

Masruq dijo: He visto a los Compañeros consultar a Aisha dudas en cuanto a las obligaciones. (13)

Esta Excelencia de conocimiento que la madre de los creyentes - Allah esté complacido con ella- y las demás, alcanzaron en la casa de la Profecía hasta alcanzar el mismo nivel de los hombres, es fruto  del amor al conocimiento y el sentimiento de responsabilidad, para permitir al Profeta (PB) escuchar la revelación y la sabiduría para estudiarlo, dictaminarlo y revisarlo.

Al Bujari relató de Ibn Abu Mulaika: que Aisha la esposa del Profeta (PB) siempre indagaba en todo lo que desconocía hasta llegar a saberlo, y el Profeta (PB) dijo: quien sea condenado por Allah será castigado. Y dijo Aisha: pero acaso Allah Omnipotente no dijo: habrá de tener un ajuste de cuentas fácil (14)

فَسَوْفَ يُحَاسَبُ حِسَاباً يَسِيراً

Y el Profeta contestó: esto es en cuanto al ajuste de cuentas fácil, pero con quien discuta el ajuste de cuentas será destruido.(15)

Y quizás haya preguntado al Profeta (PB) sobre alguno de los grandes asuntos del Islam que los hombres no entendieron, y se lo preguntaron a ella.

Masruq dijo: estaba con Aisha y esta dijo: oiga padre de Aisha, existen tres si pronuncias alguna de estas, pues serán consideradas por Allah como grandes mentiras. ¿Yo dije cuáles son? Quien pretenda que Muhammad (PB) haya visto a su Dios, Allah la considerará como una gran mentira.

Estaba sentado de manera inclinada y me senté correctamente y dije: Oiga, madre de los creyentes,  acaso Dios Todopoderoso no dijo que:

Realmente lo vio sobre el claro horizonte (16)  Y, ciertamente, lo vio otra vez (17)

وَلَقَدْ رَآهُ بِالْأُفُقِ الْمُبِينِ (16) ، وَلَقَدْ رَآهُ نَزْلَةً أُخْرَى (17)             

Y ella dijo: fui la primera de esta nación en preguntarle esto al Profeta (PB) y me contestó: Ciertamente era Gabriel. (18)

Por su gran conocimiento, indagaba en éste. Tenía muchas Fatwas, considerada competente en cuanto a la jurisprudencia, es de los siete que más Fatwas provenientes del Profeta (PB) aportó, y la que más memorizó de los compañeros más de ciento treinta entre hombres y mujeres. (19)

Estas buenas preguntas y diálogos fructíferos son las bases del conocimiento que El Sustentador de todos los mundos nos ordenó diciendo:

Y si [todavía] no habéis comprendido esto, preguntad a los seguidores de revelaciones [anteriores] (20)

اسْأَلُواْ أَهْلَ الذِّكْرِ إِن كُنتُمْ لاَ تَعْلَمُونَ (20)

Pues efectivamente, los ecos de esta aleya -y semejantes- llegaron a las mujeres de los precedentes – que Allah este complacido con ellas-  y empezaron a iluminarse por el conocimiento e indagar en la religión.

A caso no ves a los compañeros preguntando a Asmae Bint Amis – que Allah este complacido con ella- sobre el dicho del mensajero de Allah (PB): a los dueños del barco tienen dos hégiras y a mis compañeros tienen una. Esto ha sido lo mejor que les ha pasado después del Islam, y al mismo tiempo le deben el haber preguntado al Profeta (PB) y le sonsacó este gran testimonio. Y como ella existen muchas compañeras, puesto que, cuando la mujer tiene un amor profundo por la religión y se empeña en perfeccionar sus disposiciones y modales, la adquisición del conocimiento se lleva a cabo con ganas y pasión y la transmisión de dicho conocimiento se hace con cuidado y piedad.

Y prueba de ello, la mujeres de los Ansar que acudían a la casa del Profeta (PB) para aprender y pedir Fatwas.

Aisha – que Allah este complacido con ella- dijo: efectivamente la vergüenza no  impedía a las mujeres de los Ansar indagar en la religión. (21)

Estos Fatwas legales, y revisiones relativos al conocimientos, son excelentes ejemplos y son el fruto del largo esfuerzo del Profeta en el camino de la predicación, guía y enseñanza.

Estas mujeres que preguntan son las alumnas del mensajero de Allah (PB), con su guía aprendieron a amar el conocimiento y a esforzarse en su adquisición, y aplicar sus buenos modales.

Los libros de la sunnah recopilan todas sus grandes obras en cuanto a la petición de conocimiento y el dialogo, y por los tanto, he tenido el privilegio de verter sus experiencias en los siguientes documentos.

 

 

1-   Acordado con esta pronunciación, lo relato Al-Bujari (421 H 4913). Y Muslim (930 H 1479)

2-   Sura al-Isra, Aleya 70.

3-   Taysiir al-karim fi Tafsir kalam al-minan (página 414)

4-   Sura al-nahl, Aleya 97.

5-   Lo relato Muslim (926 H 1496)

6-   Sura al-alaq, Aleya 1.

7-   Lo relato Al-Bujari (440 H 5083)

8-   Sura al-ahzab, Aleya 34.

9-   Véase el libro “Tafsir al-tabari” (9/22), “Tafsir ibn katir” (487/3), “ahkam al-corán de ibn al-arabi” (1538/3), “Tafsir ibn sa’di” página 612.

10-             Véase el libro “al-ijaba li-irad ma-istadrakathu aisha ala al-sahaba” página 59, Véase también el libro “al-maraa al-da’ia fi al-a’hd al-nabawi al-sharif” página 104.

11-             Lo relato al-tarmidi (2049 H 3883) y dijo que es un buen hadiz verídico.

12-              Véase el libro “al-isti’aab” (4/1883), y “sayr a’lam al-nubalae” (2/185)

13-              Véase el libro “safwat al-safwa” (2/32)

14-             Sura al-inshiqaq, aleya:8

15-             Hadiz acordado, lo relato Al-Bujari (11 H 103). Y Muslim (1176 H 2876)

16-             Sura al-takwir, aleya 23.

17-             Sura al-najm, aleya 13.

18-             Hadiz acordado, lo relato Al-Bujari (177 H 708). Y Muslim (4855 H 415)

19-             Véase el libro “a’lam al-muaqi’in” (1/12), Véase también el libro “al-minhay al-nabawi fi da’wat al-shabab” página 415.

20-             Sura al-nahl desde la aleya 43.

21-             Lo relato Muslim (732 H 323).

 

 

Add comment

Security code
Refresh