Hadiz nº 3

De los asuntos de la purificación

 

De Abu Huraira, que Allah esté satisfecho de él, dijo: El Profeta (PB) dijo:

“Cuando alguien de vosotros vaya a hacer la ablución, que se eche agua en la nariz y que la expulse. Quien se limpie con pequeños cantos que emplee un número impar; al despertarse que se lave las manos tres veces antes de ponerla en el plato. Nadie sabe dónde ha pasado la noche su mano.”

En otro relato de Muslim: “que absorba el agua con sus orificios nasales”. En otra versión: “Quien haga la ablución, que absorba agua con la nariz”.

*         *       *

Este noble hadiz aporta una serie de importantes beneficios que pasamos a exponer a continuación:

Primero: cuando el Profeta dice “Cuando alguien de vosotros vaya a hacer la ablución”. De este fragmento dice Ibn Hayar, que Allah lo cubra de su misericordia: “cuando el fiel comience la ablución”.

Segundo: cuando el Profeta (PB) dice “que se eche agua en la nariz y que la expulse”. En algunos relatos no se menciona el agua, ya que se puede omitir por obvio. De hecho algunos ulemas concuerdan en que el complemente se puede omitir si está bien recogido implícitamente.

Sin embargo, con respecto a “y que la expulse”, se refiere después de absorberla con los orificios de la nariz hasta alcanzar el final de las fosas nasales.

A esta acción se le conoce en árabe como “istinchaq” y ha venido citada en numerosos hadices como un acto que se debe hacer a fondo e intensamente. Así nos relataron los Cuatro que el Profeta (PB): “Exagera en tu instinchaq, siempre que no estés ayunando”.

En cuanto a la acción de absorber y expulsar el agua por los orificios nasales se interpreta como acto obligatorio en la ablución para la Escuela Hanbalí y para buena parte de la comunidad de ulemas, como el ulema Ach-chukani, que Allah lo cubra con su misericordia. Citó numerosas pruebas sobre su obligatoriedad como: el hadiz relatado por Salama Ben Qays, que el Mensajero de Allah (PB) dijo: “Si haces la ablución,  absorbe y expulsa el agua por la nariz”. De Abu Huraira, que Allah esté satisfecho de él, dijo: El Profeta (PB) dijo: “Cuando alguien de vosotros se despierte, debe absorber y expulsar el agua por la nariz tres veces, ya que Satán duerme en sus fosas nasales”. En otro relato: “Cuando alguien de vosotros se despierte, debe hacer la ablución y absorber y expulsar el agua por la nariz”. De Luqayt Ben Sabrah, que el Mensajero de Allah (PB) dijo en un largo hadiz: “Exagera en tu instinchaq, siempre que no estés ayunando”. Le otorgó el carácter de hadiz verídico Al-Bughi, Ibn Al-Qatan, An-Nawawi, entre otros. At-Tirmidhi dijo que es hadiz buen (hasan).

Estos hadices y otros nos demuestra que es obligatorio absorber y expulsar el agua por la nariz en la ablución. No hay nada que diga lo contrario. Además, indica que es lo que completa el lavado de cara, lo que se considera obligatorio también; y que, junto con enjuagarse la boca, forma parte de la descripción de la ablución del Profeta (PB).

Parte de la comunidad de ulemas estima que absorber y expulsar el agua por la nariz forma parte de la tradición profética de la ablución y el lavado. Algunos han dicho: es una tradición profética en la ablución y una obligación en el lavado completo, basándose en que la aleya coránica sobre la ablución no menciona el enjuague bucal ni el lavado de la nariz, así como se basaron en otros hadices que no tiene la fortaleza suficiente para contradecir lo que hemos dicho anteriormente. De todo ello se deduce que absorber y expulsar el agua por la nariz es obligatorio en la ablución.

La descripción completa de esta acción comienza por coger agua con la mano, se llene la boca para enjuagarse y se absorbe la parte restante con la nariz. Luego debe expulsar el agua de la nariz ayudado de la mano izquierda. La acción se deber repetir tres veces. El fundamento aquí es el hadiz de Uthman, que Allah esté satisfecho de él, en su descripción de la ablución del Profeta (PB), en el que dice: Comenzó el Mensajero (PB) la ablución con su mano derecha, se enjuagó la boca, absorbió agua con la nariz y la expulsó. Hadiz acordado. También tenemos el hadiz de Ali, que Allah esté satisfecho de él: el Mensajero (PB) comenzó la ablución con su mano derecha, cogió agua del barreño, se llenó la boca, se enjuagó;  absorbió agua con la nariz y la expulsó ayudado de la mano izquierda. Lo hizo tres veces.”

Tercero: entre los beneficios de absorber y expulsar el agua por la nariz está la buena higiene, que es considerada por el Profeta (PB) como algo instintivo. Muslim y otros han relatado de Aicha, que Allah esté complacido con ella, que el Mensajero (PB) dijo: Diez actos son del instinto humano: recortar el bigote, dejar la barba sin cortar, cepillarse los dientes, absorber y expulsar agua por la nariz, cortarse las uñas, lavarse las puntas de los dedos después de cortarse las uñas, depilarse las axilas, cepillar las el vello púbico, limpiarse de impurezas con agua, ya que el agua limpia los restos de orina”. Algunos relatores dijeron “y se me olvidó la décima, aunque puede ser enjuagarse la boca”.

Ibn Hayar, que Allah lo cubra con su misericordia, que el beneficio de absorber y expulsar agua por la nariz es la higiene, ya que ayuda a mejorar la lectura, ya que con la limpieza de las fosas respiratorias, mejor la pronuncia y la persona que se acaba de levantar expulsa así a Satán. 

Cuarto: cuando el Profeta (PB) dice “Quien se limpie con pequeños cantos que emplee un número impar”. Se entiende aquí limpiarse con pequeñas piedras después de orinar o defecar. Son pequeños cantos como los que se tiran para lapidar el diablo durante la peregrinación (hayy).

Cuando dice “que emplee un número impar”, se refiere a la cantidad de piedras que se deberían emplear (1, 3, 5, etc.). Esta acción se debe hacer con tres piedras como mínimo, aunque ya esté limpio con menos y ello por la prohibición del Profeta (PB) de que la limpieza de las impurezas se haga con menos de tres piedras.

Quinto: Debes saber que el uso de cantos para limpiarse de impurezas es una forma de higiene en la purificación después de la orina o tras haber evacuado. El Islam ha dado detalles muy precisos sobre esta forma. Relató Muslim y otros de Suleiman Al-Farisi que los asociadores le dijeron: Observamos como vuestro guía os enseña hasta cómo evacuar. Les respondió: Así es, no disuadió de emplear la mano derecha para limpiarnos de impurezas, o dirigirse a la kibla (La Meca) mientras se orine o se defeque, de que nos alejemos del estiércol seco y los huesos, y nos dijo cuando os limpiéis con piedras, que no sean menos de tres.

Después de eso debes saber que hacer las necesidades tiene unas pautas que lo rigen:

1-     Alejarse de cualquier cosa en la que se mencione el nombre de Allah Excelso, especialmente le Corán. No se puede portar mientras se esté haciendo una necesidad ya sea en un edificio a al aire libre. La prueba de ello la encontramos en lo que nos han transmitido los autores de las “tradiciones” (sunan…) de Anas, que Allah esté satisfecho de él, que dijo: “El Profeta (PB) cuando entraba en un lugar a hacer sus necesidad, solía quitarse el anillo”. Según At-Tirmidhi, se trata de un hadiz verídico. Se quitaba el anillo porque tenía tallado “Muhammad, Profeta de Allah”. Mientras que si alguien porta la mención a Allah a buen recaudo en su bolsillo, no hay mal en ello, si Allah quiere.

2-     Es también costumbre que haga una plegaria al entrar en el baño, o cuando va al aire libre antes de hacer sus necesidades. Según relató Al-Yamiaa de Anas, que Allah esté satisfecho de él, dijo: “El Mensajero (PB), antes de entrar en el baño, solía decir ‘Oh Allah, en Ti busco refugio de lo maligno y de las perversiones’”.

3-     El individuo, al entrar en el baño, debe adelantar la izquierda, ya que para las buenas obras hay que adelantar la derecha, y para el resto la izquierda. Así lo encontramos en el relato de Al-Bujari y Muslim y otros acerca de Aicha, que Allah esté satisfecho de ella, dijo: “Al Mensajero de Allah (PB) le gustaba adelantar la derecha en todos los asuntos, en su pureza, en dar el paso o ponerse el calzado”.

4-     Es de buenos modales que quien esté zonas abiertas se aparte de la vista de los demás para hacer sus necesidades, hasta el punto de que no se le escuche, ni pueda dejar olor alguno. El ocultamiento se puede lograr con cualquier cosa que oculte: pared, montículo de arena, o similar. Al-Bujari y Muslim y otros relataron de Almughirah Ben Chaabah que dijo: Estaba con el Profeta (PB) de viaje y me dijo: “Oh Mughirah, toma la cantimplora” y la tomé. Se alejó de mí el Mensajero de Allah (PB) hasta que se ocultó e hizo sus necesidades. Los autores de las “tradiciones” y otros, que Allah esté satisfecho de ellos, relataron que: El Enviado (PB), siempre que quería evacuar, se alejaba”. Hadiz verídico según An-Nawawi.

Abu Dauud e Ibn Mayah, entre otros, relataron de Abu Huraira, que Allah esté satisfecho de él, que el Profeta (PB) dijo: “Quien quiera evacuar, que se oculte y, si no encontrase nada, debería hacer un montículo de arena que le sirva para ocultarse”. Hadiz bueno según An-Nawawi.

5-     Es también recomendable no dirigirse a la kibla (La Meca) o darle la espalda mientras se orine o se evacue. La comunidad de ulemas ha alcanzado el consenso de que no está permitido si se hacen las necesidades al aire libre, por lo que nos transmitió Muslim, Ahmad y otros de Abu Huraira, que Allah esté satisfecho de él, que el Profeta (PB) dijo: “Si alguien de vosotros se dispone a hacer sus necesidades, que no se dirija a la kibla ni le dé la espalda”.

Pero si está en un edificio, se considera detestable (makruh) y no prohibido (muharam), por lo que nos han relatado los dos cheijs y otros de Ibn Umar, que Allah esté satisfecho de él, dijo: “Ciertamente hay gentes que dicen: si te dispones a hacer tus necesidades, no te dirijas a la kibla ni le des la espalda. Así que fui a la casa de Hafsa, que Allah esté satisfecho de ella, para hacer mis necesidades y pude ver al Profeta (PB) haciendo las suya mirando en dirección la región de Cham (actual Siria y Líbano) y dejando la kaaba (en La Meca) a su espalda”.

De ahí que la comunidad de ulemas diga que está prohibido expresamente en espacios abiertos.

6-     Es también obligatorio no hacer las necesidades en lugares de reunión, parques, fuentes de agua potable, el camino de paso y similar, por lo que nos relató Muslim y otros de que el Profeta (PB) dijo: “Evitad dos cuestiones motivo de maldición: el que hace sus necesidad en el camino de los viandantes o a su sombra”.

7-     Tampoco convendría hacer las necesidades en lugares agujereados, por lo que nos ha relatado Ahmad, Abu Dauud y An-Nisaii (hadiz bueno), que el Profeta (PB) disuadió de orinar sobre piedras. Del mismo modo que es detestable orinar contra viento, en el lugar donde se lava o de pie siempre que no sea con motivo.

Sexto: conviene purificarse después de haber orinado o evacuado o cualquier sustancia que salga de uno de los dos orificios. La purificación se puede hacer mediante agua o cantos de piedra o lo que haga las veces de ello. A esta acción de purificación se le conoce como “istitaba” (refrescarse). Ya que con ello se refresca el individuo y está más cómodo tras retirar la impureza. Lo mejor es que emplee ambos, piedra y agua. Ibn Mayah, Adaraqtani y Albahiqi relataron (hadiz verídico) de Yabir, Abu Ayub y Anas, que Allah esté satisfecho de ellos, dijeron: esta aleya “en el que hay hombres que desean crecer en pureza” (Corán, 9: 108), al respecto de la cual el Profeta (PB) dijo: “Oh comunidad de los Ansar (aquellos habitantes de Yazrib que acogieron al Profeta y sus Compañeros), Allah ha alabado vuestra purificación, decidme cuál es pues” Dijeron: hacemos la ablución para el azalá y nos lavamos después de hacer nuestras necesidades  y lo hacemos con agua. Dijo él: es eso, pues obrad así.”

En cuanto a los sustitutos de la piedra en “limpiarse con sólidos” debería hacerse con elementos sólidos y puros, capaces de limpiar de las impurezas, que no hagan daño, que no estén protegidas ni tenga dueño, como el papel higiénico y similar.

Los elementos que no se deben emplear en la higiene son aquellos que no son puros, como el estiércol seco, los cantos de piedra sucios, entre otras cosas similares. En ello nos relata Al-Bujari y otros de Ibn Masuud, que Allah esté satisfecho de él, dijo: El Profeta (PB) evacuó y me pidió que le trajera tres piedras, pero encontré solamente dos, así que tomé una bola de estiércol seco y se los llevé, cogió las dos piedras y tiró el estiércol seco y dijo “esto no vale”. A este relato añade Ahmad: tiró el estiércol seco y dijo “esto no vale, tráeme una piedra”. Tampoco está permitido limpiarse con huesos, por lo que nos ha relatado At-Tirmidhi y otros, de Ibn Masuud, que Allah esté satisfecho de él, dijo: El Profeta (PB) dijo: “no os limpiéis con estiércol seco, ni con hueso ya que está habitado por vuestros hermanos genios.” Al igual que el hueso, tampoco se debería hacer con el resto de alimentos, ni con algo que no limpia de la impureza, como el cristal y similar, ya que no la elimina sino que la extiende.

 Otros elementos que no hay que emplear para limpiarse de las impurezas son los elementos protegidos como un libro que contiene escrituras sagradas, legales, etc. Y se detesta emplear otros escritos aunque no estén protegidos, pero no es pecado. No está permitido limpiarse con resinas que se emplean en cosmética porque no están puras y suelen tener concentradas impurezas.

Séptimo: según la comunidad de ulemas hay que purificarse de la orina hasta que creamos que ya no queda nada de ella. Así, tenemos lo que nos relataron los dos cheijs y otros de Ibn Abbas, que Allah esté satisfecho de él, dijo: El Profeta (PB) pasó cerca de dos tumbas y dijo: “están recibiendo su castigo. Y no es por una gran falta. El primero no se limpiaba tras orinar y el segundo solía hablar a espaldas de la gente”. En otro relato de Muslim: “No se refrescaba de la orina”.

Octavo: cuando el Profeta (PB) dice: “al despertarse que se lave las manos tres veces antes de ponerla en el plato. Nadie sabe dónde ha pasado la noche su mano.”

-       El fragmento “Nadie sabe dónde ha pasado la noche su mano” es una justificación para lavarse las manos al despertarse.

-       “ha pasado la noche su mano”, aquí los ulemas hacen referencia al verbo empleado en árabe “bata”, que entre sus significados está  el de pasar la noche. Esta oración encierra varias cuestiones:

1-     Afecta al que se levanta del sueño nocturno, el cual no debe acercar sus manos a ningún alimento hasta que no las haya lavado antes tres veces, ya que el sueño de la noche es prolongado por lo general y la mano se puede pasa por todas partes del cuerpo. Quizás haya tocado alguna parte impura y el individuo no lo sabe. De ahí que sea obligatorio que lavarla para conseguir la higiene que estipula la norma jurídica. No obstante, los ulemas, que Allah los cubra de su misericordia, tienen diferentes opiniones al respecto del sueño que obliga a lavarse las manos después de despertarse. ¿Es después de todo sueño durante la noche y el día? O más bien, ¿es sólo después del sueño de la noche?

La comunidad de ulemas se inclina por el primero de los dos, es decir, no tocar ningún alimento hasta que no se haya lavado antes las manos tres veces después todo sueño. Toman como referencia general lo dicho por el Profeta (PB): “cuando se despierte alguno de vosotros de su sueño”. Mientras que se inclina por el segundo caso el Imam Ahmad, Dauud Adahiri, esto es, que el sueño aquí se refiere al sueño nocturno solamente, basándose en lo dicho por el Profeta (PB): “Nadie sabe dónde ha pasado la noche su mano”, ya que el verbo empleado solo puede hacer referencia a dormir de noche. Esta postura viene apoyada por lo que dice At-Tirmidhi y Ibn Mayah: “cuando se levante alguno de vosotros del sueño nocturno.” Esto último es lo que nos parece más acertado, y Allah es el que más sabe-. Ya que el motivo por el que se hace obligatorio lavarse las manos al despertarse no queda del todo claro, sino más bien dogmático, no podemos aquí hacer una distinción del día y la noche, a pesar de que se prolongue en ellos el sueño. Ya que se estaría distinguiendo de lo más general y las normas se fijan sobre la base general, en especial los hadices específicos.

2-     Lavarse las manos, ¿es obligatorio o recomendable? Hay dos opiniones al respecto, pero lo más acertado en nuestra opinión, y Allah es el que más sabe, es que es obligatorio. Ya que parece evidente la orden en el hadiz, y la orden significa obligatoriedad siempre que no exista una circunstancia especial, que aquí no hallamos. 

3-     Algunos ulemas sostienen que este hadiz contiene una disuasión a que se introduzca la mano en el plato antes de ser lavada tres veces tras despertarse el individuo en cuestión.

4-     Cuando dice “Nadie sabe dónde ha pasado la noche su mano”. Algunos ulemas dicen al respecto que se concluye de aquí que se pueden emplear eufemismos para decir algo evidente, ya que el Mensajero de Allah (PB) prefirió decirlo de así por pudor, y no dijo “se pasó la mano por el trasero, o sobre una parte impura, etc.”

 

5-     Algunos ulemas ven en este hadiz una prueba de la importancia de ser cautelosos en la práctica religiosa cuando existe duda o ambigüedad, siempre que ello no llegue al estado de sugestión.  

Add comment

Security code
Refresh