Episodio 3

Aferrarse a la Sunna es ser religioso

 

Segundo motivo:

De nuestro aferramiento a la Sunna, la nación islámica puede sacar ventajas sociales.

La Sunna unifica los sentimientos y emociones de los individuos, les anima a ser misericordiosos entre ellos y a quererse unos a otros. También la Sunna les recuerda a sus seguidores  la igualdad entre ellos, sea cual sea su ámbito  social, económico, se ponen en fila de la misma manera para celebrar la oración. ¿Con esta unificación en los actos no serían los musulmanes como una única persona que sigue todo?

Algunos de los actos de adoración colectivos en los que imitamos al Profeta (BP), contribuye a la unidad espiritual y mental de los musulmanes es por ello que el Profeta (BP) dijo “No os diferenciéis para que no se diferencien vuestras almas[1]” siempre intentaba organizar las filas a la hora de celebrar la oración. Con esta organización de fila, vemos que el Profeta (BP) hace una conexión entre la unidad material, espiritual y mental.

Hay que mencionar además que la Sunna consolida la unidad de la comunidad y evita crear enemistades, odios y conflictos entre los miembros de la misma  debido a que todos  se basan en la misma fuente lo que quiere decir que no hay ninguna necesidad en cambiar nuestra organización social mientras dicha fuente goze de plena credibilidad.

Si los miembros de una comunidad se deshacen así de sus malas cualidades humanas y ponen aparte sus diferencias, podrían unificar  esfuerzos, explotarlos con el objetivo de lograr cosas que podrían traer el bienestar a la comunidad en general.

No obstante, si los miembros se diferencian por lo que sea no estarían nunca en la misma longitud de ondas, lo que significa que las cualidades positivas humanas como la misericordia, el amor, el afecto… etc., desaparecerían entre ellos. La desaparición de estas cualidades de la sociedad hace que las generaciones futuras se desarrollen en costumbres diferentes cuyo reflejo dañaría a la sociedad afectándole  directa y negativamente la unidad con el paso de tiempo.

La mayoría de los conflictos sociales en las comunidades en las que hay multitud de partidos que defienden posturas  opuestas están originadas a partir de estas diferencias que podrían un día – que Allah no quiera – llevar al poder a una persona fanática que daría nacimiento a un conflicto muy violento a semejanza de lo que vemos diariamente en varios sectores de nuestro mundo actual.  

En cuanto a aquellos que piensan que están limitados por la Ley del Sagrado Corán y por consiguiente por las tradiciones del Profeta (BP), la situación de la comunidad para ellos tiene que ser  estable puesto que todo tiene que tener una única base absoluta[2].  

Tercer motivo:

Nuestro aferramiento a la Sunna en general es la única vía de conocer verdaderamente la aplicación del Islam en nuestra vida cotidiana. Para ello, tenemos que estar despiertos a la hora de hacer o dejar cualquier cosa teniendo en cuenta siempre las tradiciones del Profeta (BP) e intentando de una manera u otra imitar sus actos y sus dichos[3].  

En este sentido, vemos que la vida del Profeta (BP) ha sido siempre un ejemplo de la aplicación de los principios y normas del Islam. ¿Su conducta no fue, como dijo Aicha – que Allah la bendiga – la traducción a hechos de las palabras del Corán?

Todo aquello, nos obliga a arrojar luz sobre la vida del Profeta (BP) aunque sea muy brevemente con el fin de conocer al Islam a través de la Sunna teórica y aplicarlo prácticamente todo por el seguimiento del mensajero (BP). Con eso entraríamos – sin duda – en la misericordia de Allah y ocuparía su personalidad, la del hombre más grande de la historia, una parte muy importante en nuestra vida cotidiana.

Por el contrario, si renunciamos a las tradiciones del Profeta (BP) que divulgó esta religión, nuestra relación con él quedaría muy fría y por consiguiente se enfriaría  nuestra relación con el Islam lo que significa que nos acabaríamos lanzando a una cultura inventada por seres humanos, como pensadores y filósofos cuyos conocimientos no son dignos de liderar el ser humano debido a su ignorancia en comparación con el Profeta (BP).

Después de haber sabido estas razones nos daríamos cuenta de la importancia de nuestro aferramiento a las tradiciones  del profeta (BP) incluso el hecho de comer con la mano derecha que contribuye a la educación de la conciencia voluntaria del musulmán desafiando las costumbres de su época. El comer con la mano, además de hacer que la gente comparta la misma tradición, exhorta al alma a respetar el Islam y a conocer más al mensajero (BP) cuyo conocimiento a fondo implicaría el conocimiento teórico y práctico[4] del Islam.

¡Que Allah – que está sublimemente exaltado – nos guie a aferrarse o aferrarnos a la Sunna y a poder llevar a la práctica toda la tradición profética!

En este estudio hablaremos – si Allah quiere – de la Sunna del Profeta (BP), sus fuentes, su autenticidad, su posición en la Ley islámica, sus tipos o categorías… etc., para aclarar su importancia, mostrar su posición y para que, ante una prueba clara, pereciera quien debía perecer y, sobreviviera quien debía sobrevivir.

¡Le pedimos a Allah que abra nuestro corazón y que nos guíe en o por el buen camino!

Allah dijo:

(يحكموك سبحانك لاعلم لنا إلا ما علمتنا إنك أنت العليم الخبير) [البقرة:32].

“¡Gloria a Ti! No sabemos más que lo que Tú nos has enseñado. Tú eres, ciertamente, el Omnisciente, el Sabio” (Corán, 2: 32).

 



[1] Lo ha narrado Muslim, Libro de la oración, capitulo Organización y enderezamiento de filas, Nº (972).

[2] El Islam en cruce de caminos cuyo autor es Mohamed Asad y traducción del Omar Farruj, cuarta edición, P: 108, Beirut.

[3] La referencia previa, P: 109.

[4] Véase Introducción a la documentación de la Sunna, P: 18-25

Add comment

Security code
Refresh